sábado, 6 de marzo de 2010

LA PRESIDENCIA DE VICENTE RAMÓN ROCA

Vicente Ramón Roca Rodríguez (* Guayaquil, 1792 - † Guayaquil, 1858) fue Presidente del Ecuador desde el 8 de diciembre de 1845 hasta el 15 de octubre de 1849. Fue miembro del Partido Liberal. Lideró la Revolución Marcista que derrocó al general Juan José Flores, junto con José Joaquín de Olmedo y Diego Noboa. Su primera administración fue en el Triunvirato Marcista. Fue el primer presidente de la Época Marcista. Gobernó con la Constitución de 1845.


Los dos primeros años de gobierno transcurrieron sin mayores problemas. El Congreso de 1847 censuraba los empréstitos que hacía el gobierno. Se eligió sobre minas, caminos; se ofreció primas a los que introdujeran el añil, la morera, etc. Dio resultado la ley que estableció el juicio por jurados.



"El gobierno de Roca fue eficiente dentro de las limitadas posibilidades del erario nacional que aún no superaba el descalabro casi total causado por la administración anterior. Respetuoso de la ley, el Presidente trató de mantener un espíritu conciliador con las diversas tendencias políticas. Con el exiguo presupuesto nacional era imposible satisfacer las necesidades cada día más apremiantes de los diversos sectores del país. Sin embargo, se realizaron algunas obras públicas en especial en las Provincias de León , Pichincha y Guayas".



Obras Entre las principales obras que se dieron en el gobierno de Vicente Ramón Roca están:


Construcción del Palacio de Gobierno.

Construcción de la Casa de la Gobernación de Cuenca.

Establecimiento de una mecánica de fundición en Guayaquil.

Se crea el Cantón Guano en la Provincia de Chimborazo.

Impulsó a las escuelas dominicales.

El mayor dolor de cabeza para el gobierno fue la posible invasión que planeó realizar el Gral. Flores desde Europa. ofreciendo a España en la persona de la Reina María Cristina, de establecer una Monarquía en Ecuador.

Flores había acudido a la ayuda de conspiradores en España y en Inglaterra, todo estaba listo para la expedición pirática, pero el Gral. no pudo ver cumplido sus deseos por la tinosa intervención del parlamentista inglés Lord Palmerston, que denunció este hecho ya que Inglaterra estaba en pleno auge comercial con los países que se habían liberado con España.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada