domingo, 7 de marzo de 2010

Alfredo Palacio

Luis Alfredo Palacio González (Guayaquil, 22 de enero de 1939) Médico y Presidente del Ecuador desde el 20 de abril de 2005 hasta el 15 de enero de 2007.
Su padre fue el conocido escultor ecuatoriano Alfredo Palacio, quien elaboró el monumento a la Revolución Liberal, con la figura de Eloy Alfaro, que fue ordenada por el Municipio de Guayaquil y que, tras un reasentamiento geométrico, se encuentra en el redondel que conecta al puente Rafael Mendoza Avilés y la Avenida Benjamín Rosales Aspiazu, en Guayaquil.

Miembro de las siguientes organizaciones científicas y médicas: New York Science Academy, Comunidad Científica Ecuatoriana, Sociedad Médico-Quirúrgica del Guayas, Sociedad Ecuatoriana de Cardiología y sociedades especialistas del Tórax, Pediatría, Radiología y Medicina Interna.
 Alfredo Palacio ha recibido múltiples reconocimientos: de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, de la Academia Ecuatoriana de Medicina, del Municipio de Quito, de American Medical Association, del Municipio de Guayaquil, del Ministerio de Defensa Nacional (Medalla al mérito Atahualpa, en el grado de Comendador), de la Defensa Civil de Ecuador y del Ejecutivo Ecuatoriano (Reconocimiento al Mérito, en el grado de Gran Cruz).
Con el tiempo, Gutiérrez relevó a Palacio de todas esas responsabilidades, dejando únicamente en sus manos el manejo de Ciencia y Tecnología y el proyecto de Aseguramiento Universal de Salud. Los presupuestos anuales del gobierno entregaban exiguas partidas a estos proyectos, los cuales no pudieron avanzar . Palacio culpó de las inflexibilidades presupuestarias a la existencia de fondos petroleros destinados a priorizar el pago de la deuda externa. De éstos fondos petroleros, el más conocido era el Fondo de Estabilización e Inversión de los Recursos Petroleros -FEIREP. El asesor económico de la vicepresidencia, Rafael Correa, había estructurado un mecanismo para usar parte de los fondos del FEIREP para el aseguramiento universal y la inversión en ciencia y tecnología, pero la vicepresidencia no tenía injerencia en la elaboración presupuestaria ni en la ejecución de las cuentas fiscales.
Después de la pugna soterrada de marzo de 2003, Palacio mantuvo un perfil bajo mientras Gutiérrez enfrentó el desgaste del gobierno, incluyendo la acusación de aportes electorales ilícitos por parte de un empresario sentenciado por narcotráfico que apoyó la candidatura a instancias de Palacio.

Durante el proceso previo al juicio político a Gutiérrez, se especuló que Palacio cabildeaba para lograr la destitución del Presidente. Un diputado del Partido Socialista del Ecuador denunció haber recibido una llamada del despacho vicepresidencial ,pero esta versión fue desmentida por Palacio días más tarde
El 4 de diciembre de 2004, la mayoría simpatizante al presidente Gutiérrez emitió una resolución que destituía a los jueces de la Corte Suprema de Justicia y nombraba a sus reemplazos, a pesar de que el Legislativo no tenía potestad para ninguna de esas acciones. La sesión del Congreso había sido convocada expresamente por Gutiérrez para descabezar la Función Judicial: El diputado del MPD, Luis Villacís, leyó la resolución elaborada con base en una extraña interpretación jurídica elaborada por el asesor presidencial,José Guerrero Bermúdez. A pesar de ello, el gobierno rechazaba ser responsable de la designación de esa Corte espuria. Los magistrados cesados por el Congreso fueron expulsados del edificio de la Corte Suprema con gases lacrimógenos y empellones de policías enviados por el Ministro de Gobierno, Jaime Damerval. En aquella ocasión, Palacio advirtió que debía rectificarse, pues la decisión había concentrado todas las funciones del Estado, directa o indirectamente, en la persona de Lucio Gutiérrez, instalándose una dictadura. Textualmente había dicho que: "Cuando se producen rupturas constitucionales es necesario rectificar con urgencia. Los acontecimientos de las últimas horas merecen esta atención".
Cuando la espuria Corte Suprema, bautizada como Pichi-Corte, ordenó la anulación de los juicios contra Abdalá Bucaram y otros políticos ecuatorianos exiliados en el Caribe, la ciudadanía salió a protestar en mayor número. Pälacio entonces había tomado ya partido por la oposición y culpó a Gutiérrez por la instalación de la Corte espuria: "No es posible negar que la Corte y tribunales cuestionados tienen su origen en la sesión extraordinaria del Congreso del 8 de diciembre que usted convocó. Su responsabilidad para solucionar esta tragedia es ineludile".

Alfredo Palacio fue juramentado Presidente Constitucional de la República en el auditorio de CIESPAL por la primera vicepresidenta del Congreso, Cynthia Viteri (PSC). No fue investido con la tradicional banda presidencial, dada la premura del evento. En su discurso inaugural, prometió retomar la agenda izquierdista abandonada por Lucio Gutiérrez, llevar a cabo la reforma política ofrecida por gobiernos anteriores para eliminar la injerencia política en la administración de justicia y priorizar la inversión social por sobre el pago de la deuda externa.
Frase más conocida de su discurso: "Hoy refundamos este país, (...) un país que abra las blancas escuelas, los limpios hospitales...". En la misma posesión ofreció combatir la impunidad: "El pueblo del Ecuador terminó la dictadura, la inmoralidad, la prepotencia, el terror, el miedo (…) ha decidido fundar una República de esperanza, en cuyas calles y caminos florezca y reine la dignidad, la equidad y la alegría (…) Además de refundar la República, les ofrezco que no habrá perdón ni olvido para las personas que han quebrantado la Constitución, para los opresores que han reprimido al pueblo, para todos aquellos que no han respetado la cosa pública".
Después de su posesión y de una accidentada rueda de prensa, salió al balcón de CIESPAL, donde manifestantes quiteños exigieron que ordene el cierre del Congreso. Palacio se negó. Durante más de 12 horas, Palacio estuvo encerrado en un subsuelo de CIESPAL a la espera de que los manifestantes abandonen el edificio, que fue objeto de vandalismo como rechazo al Legislativo (De hecho, varios diputados fueron agredidos y obligados a renunciar).
Ya en el gobierno, integró un gabinete principalmente con ciudadanos alejados de la política activa, principalmente ciudadanos de avanzada edad, aunque había también ministros jóvenes. La primera preocupación de la administración Palacio fue evitar victimizar al ex mandatario Lucio Gutiérrez, quien maniobró para llegar a la residencia del Embajador de Brasil y pidió asilo político, el cual fue aceptado. Gutiérrez voló a Brasil a los pocos días de concedido su asilo, a diferencia de lo que haría en su tiempo Gutiérrez, cuando impidió la salida del ex mandatario Gustavo Noboa cuando éste recibió asilo en la embajada de República Dominicana. Palacio recibió apoyo en su ciudad natal y después de dedicó a implementar una reforma política que incluía armar una nueva Corte Suprema, independiente de partidos e intereses.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada