sábado, 6 de marzo de 2010

EL GOBIERNO DE VICENTE ROCAFUERTE

Si Flores fue el "El Fundador de la República" y el "Padre de la Patria", Rocafuerte fue el "Re-creador del Estado". Demostró que la república era gobernable y la patria, edificable. Recibió un país dividido y entregó un estado en orden y progreso. Para lograrlo se jugó entero por sus principios modernistas: si ellos le exigían que pasara por tirano a fin de extirpar la anarquía, Rocafuerte no vaciló en hacerlo, pues sabía por experiencia que la anarquía tolerada conduce a la tiranía perpetua. Rocafuerte reprimió con más dureza que García Moreno y que Alfaro, pero nunca trató de permanecer en el poder más allá del tiempo asignado por el mandato de la ley porque nunca renunció a sus convicciones democráticas.
Ningún presidente ecuatoriano hasta la fecha ha llegado a la primera magistratura con la formación pública e internacional de Rocafuerte. Por extracción de clase, por riqueza, por educación y por la fuerza del Destino fue un ser privilegiado. Su mérito radica en haber puesto este caudal al servicio de lo público: primero de Guayaquil, más tarde de Hispanoamérica y finalmente de Ecuador. En efecto, pertenecía a los notables del Puerto (Rocafuerte, Rodríguez, Bejarano, Lavayen). Heredó latifundios. Estudió en los colegios de nobles de Madrid y de Paris, donde trató a Carlos Montúfar, uno de los protagonistas de la independencia quiteña, y a Bolívar. A los 24 años de edad regresó a Guayaquil. Fue apresado en 1809, pues su tío el coronel Jacinto Bejarano se carteaba con los patriotas quiteños de agosto. Sirvió a la ciudad como alcalde ordinario, y Guayaquil lo eligió su representante ante las cortes de Cádiz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada