sábado, 6 de marzo de 2010

JAIME ROLDOS AGULERA

Jaime Roldós Aguilera (* Guayaquil, 5 de noviembre de 1940 - † 24 de mayo de 1981), fue presidente constitucional de Ecuador desde el 10 de agosto de 1979 hasta el 24 de mayo de 1981. Resultó elegido por una alianza entre el partido populista Concentración de Fuerzas Populares y el partido demócrata cristiano Democracia Popular. Venció en la segunda vuelta electoral al socialcristiano Sixto Durán Ballén, de tendencia conservadora. Murió el 24 de mayo de 1981 en el ejercicio del cargo, al estrellarse el avión en que viajaba. La muerte de Roldos y su comitiva, que incluia a su esposa, Martha Bucaram, y al Ministro de Defensa, Gral. Aurelio Subía Martínez, no ha sido fehacientemente explicada, a pesar de que un informe de la Fuerza Aérea Ecuatoriana determinó como responsable al piloto al establecer como causa del percance una "falla humana".


El 11 de octubre de 1979 Roldós pone el ejecútese al decreto que reduce a 40 horas la jornada del trabajo en la semana. El 1 de noviembre de 1979 se aprueba el decreto que duplicó el salario mínimo vital de los trabajadores, a 4.000 sucres mensuales (US$ 160 al tipo de cambio vigente a la fecha). El 8 de marzo de 1980 pone en vigencia el Plan Nacional de Desarrollo. El 15 de abril de 1980 se conformó una junta de notables del país para buscar la solución a una pugna de poderes con el Congreso Nacional, presidido por su antiguo co-ideario, mentor y tío político, Assad Bucaram.




El año 1981 lo anuncia como "el año del avance". A fines de enero y principios de febrero de 1981, hubo una confrontación bélica con Perú, en la Cordillera del Cóndor. Los enfrentamientos se dieron en la zona de Paquisha, Mayaycu y Machinaza.
Roldós con habilidad y diplomacia en medio de la tensa crisis, llevó a la OEA el problema territorial, quedando allí la evidencia que el problema existía, a pesar de las negativas de Perú. Se destacó la intervención de su Canciller Alfonso Barrera Valverde.

Trágica muerte
Desde el Papa Juan Pablo II hasta los gobernantes del continente y de todo el mundo hicieron llegar sus notas de pesar por este fatal suceso. Hasta la presente fecha no se aclara este percance. Jaime Roldós gobernó el país un año, nueve meses y catorce días. El joven presidente gozó de mucha simpatía por sus altas cualidades humanas, morales, cívicas y alta preparación académica.


El 24 de mayo de 1981, el avión que transportaba a Roldós se estrelló contra el cerro de Huairapungo. Además del presidente, murieron todos los demás pasajeros de la nave: su esposa Martha Bucaram, el ministro de defensa Marco Subía Martínez y su esposa, así como otros dos militares y tres acompañantes.

Las circunstancias y las causas del siniestro no han sido definitivamente aclaradas. El autor y activista estadounidense John Perkins, en su libro Confessions of an Economic Hit Man (Confesiones de un sicario económico, 2004), se sumó a la versión de que Roldós habría sido asesinado, puesto que su plan para reorganizar el sector de los hidrocarburos habría amenazado los intereses de EE.UU. Esta versión, sin embargo, ha estado presente desde el inicio mismo de las investigaciones, y ha sido publicada en otros libros y documentos.

Incluso nuevos documentos desclasificados dan posibles indicios que la Fuerza Aerea del Peru estuvo detras del accidente o mas bien sabotaje.
La polémica en torno a las causas del accidente en que murió Roldós surgió inmediatamente después de ocurrido el percance, cuando la Junta Investigadora de Accidentes (JIA) de la Fuerza Aérea Ecuatoriana atribuyó la responsabilidad a un error del piloto, supuestamente sometido a una carga de trabajo excesiva. La comisión parlamentaria que se formó meses después ante la insistencia de sectores políticos afines al presidente y de familiares de las víctimas, evidenció contradicciones e inconsistencias en el informe de la JIA pero no pudo llegar a conclusiones definitivas. Uno de sus aportes más significativos, sin embargo, lo constituyó el peritaje que solicitó al departamento de investigación de accidentes de aviación de la policía de Zurich que, en 1982, estableció que los motores de la nave habían estado inactivos cuando el aparato impactó la montaña. Esta conclusión pericial, que contradecía al informe de la Fuerza Aérea, no mereció ninguna investigación ulterior de parte del gobierno o la fiscalía ecuatoriana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada